En el mundo de la cirugía plástica existen muchos procedimientos que ayudan al paciente a mejorar su figura y a deshacerse de aquello que les incomoda de su cuerpo. Muchas de esas incomodidades suelen ser en la parte abdominal y para ello existen la abdominoplastia y la liposucción, dos métodos que podría pensarse son parecidos, pero que tienen diferencias importantes.

En principio, la mayor distinción entre ambos es el por qué se hace cada uno. La liposucción se encarga solamente de la grasa en la parte abdominal mientras que la abdominoplastia trata la grasa, pero también la piel y el músculo.

La liposucción es un excelente método para remover la grasa desproporcionada de manera muy localizada. Es posible hacerla en cualquier parte del cuerpo, ya que se realiza por medio de una cánula para succionar la grasa. Funciona mejor cuando el paciente tiene una buena tonicidad en la piel.

Por otra parte, la abdominoplastia se realiza a personas con la piel flácida, por eso es muy común hacerla en mujeres que han tenido varios embarazos. En este procedimiento también se remueve la grasa con el agregado del estiramiento de la piel y la pared abdominal.

Es posible retirar estrías en la parte inferior del abdomen, así como cicatrices abdominales previas.

Estas son las diferencias principales de ambos procedimientos. Para elegir el más adecuado es importante tener la evaluación de un cirujano plástico certificado. El Dr. Carlos Mauricio Casillas Ibarra está muy bien preparado y tiene amplia experiencia en ambos procedimientos, así como en otros tratamientos estéticos. Llame y agende una cita con confianza